Hay muchas cosas que pueden cortar el ritmo de las actividades en un centro infantil, pero tu agenda digital Pekebook puede ayudarte a tener clases más ágiles y con menos interrupciones.

Poder tener clases más ágiles, sin interrupciones que rompan las actividades o distraigan la atención de los niños, es algo que cualquier educadora agradecería. Y es que en el día a día de un centro infantil, hay un sinfín de situaciones que pueden cortar el ritmo de las clases. Y con niños en edad de Educación Infantil, recuperar la atención no siempre es fácil.

Por ejemplo, la clase puede cortarse si los padres de los niños llaman al centro en horario escolar para dar avisos que olvidaron en el momento de dejar al pequeño en clase: comunicar que ese día lo recogerá una persona distinta, recordar que está tomando un tratamiento o que ha desarrollado una alergia alimentaria, cancelar una reunión prevista para ese día con la maestra…

También es normal que, mientras la educadora no conoce bien a los niños (bien porque el curso esté empezando, bien porque sea una suplente recién llegada) el ritmo de las clases se ralentice al tener que consultar más frecuentemente los nombres, las observaciones de interés sobre cada niño… Sobre todo si para cualquier consulta hay que buscar en agendas o fichas en papel correspondientes a todos los alumnos.

Si el centro infantil promete a las familias información detallada y constante sobre el día a día de los niños a través de las clásicas agendas en papel, esto puede redundar negativamente en el ritmo de la clase, ya que obligará a las maestras a tomar notas y escribir informes personalizados para todos los niños… y eso conlleva tiempo, y afecta al ritmo de las clases.

Algunas de estas interrupciones pueden atajarse fácilmente al introducir en el centro infantil la agenda escolar digital Pekebook. Esta aplicación facilitará a los maestros el desempeño de su labor, ahorrándoles tiempo y ayudándoles a conseguir clases más ágiles.

Para evitar interrupciones debidas a llamadas de los padres, Pekebook cuenta con un servicio de mensajería inteligente gracias al que los educadores reciben en su tablet los mensajes de los padres en el horario que el centro establezca para ello. El centro infantil puede, por ejemplo, evitar que los mensajes entren durante la mayor parte de la jornada lectiva para evitar interrupciones constantes, pero reservar un rato para que lleguen aquellos avisos de cierta urgencia que no puedan esperar a la salida.

Pekebook también ayuda a agilizar las clases cuando los retrasos e interrupciones se deben a que la educadora aún no ha tenido tiempo para conocer bien a los niños: como todas las fichas de los niños de una clase están disponibles en la aplicación, la maestra sólo necesita escoger el perfil que desea consultar y acceder a la información que necesite en ese momento (nombre completo, familiares de contacto, información importante como alergias o medicaciones, observaciones de la maestra anterior sobre la evolución del niño…).

Además, realizar informes diarios del progreso de todos y cada uno de los niños no retrasará más las clases: para cada actividad del día a día en el centro (juegos, comida, siesta, actividades educativas…) la maestra podrá evaluar con un solo click en su tablet el desempeño de cada niño, y será la propia aplicación la que utilice esa información para generar informes de evolución que los padres podrán consultar cómodamente desde su smartphone.

¿Quieres probar Pekebook sin compromiso para comprobar cómo agiliza las clases en tu centro infantil? ¡Contacta con nosotros!