Escoger un centro infantil puede ser difícil, ya que además de la situación y los horarios es importante que su filosofía coincida con el estilo de crianza de los padres. Pero sigan el modelo que sigan, todas pueden beneficiarse de la agenda Pekebook.

Cuando llega el momento de elegir guardería, una de las principales preocupaciones de los padres es que su estilo de crianza y la filosofía del centro infantil no se contradigan. Aunque también hay que tener en cuenta factores como el horario, la situación del centro o la titularidad pública o privada, la comunicación entre familia y educadoras será mucho más fructífera y fluida si comparten métodos y filosofía sobre la crianza de los menores.

Es importante, por tanto, que cuando una familia pide información para matricular a su hijo ambas partes hablen con total claridad sobre sus prioridades. Esto puede evitar muchos desencuentros en el futuro.

Para algunas familias, la prioridad número uno al escoger centro infantil es que siga la filosofía de la crianza natural y con apego. El tiempo que se les permita acompañar al niño en el aula durante el período de adaptación, la posibilidad de acudir a amamantar al pequeño en el centro o la forma de gestionar las rabietas de los pequeños (sin ignorarlas o usar métodos como “la silla de pensar”) son factores decisivos cuando tienen que buscar un centro infantil. Exigen tener posibilidad de comunicación constante, aunque también suelen ser muy receptivos a las iniciativas que requieran participación de las familias en el centro.

Hay padres y madres que, por el contrario, se sentirán mucho más cómodos con centros infantiles con normas fijas y claras. Estos centros van en sintonía con un modelo de crianza en el que los límites son importantes. Por lo general, estos padres delegan con facilidad en las educadoras y, sin dejar de interesarse por el progreso y el bienestar de sus hijos, suelen mantener un nivel de comunicación menos intenso con el centro. A la hora de escoger centro, se decantarán sobre todo por cuestiones prácticas (como las instalaciones, la ubicación o los horarios) y por las referencias que tengan de la escuela infantil (conocer a otros padres satisfechos, haber sido alumnos ellos mismos en su infancia, que pertenezca a una cadena conocida de centros…).

Para otras familias, la prioridad es estimular intelectualmente a los niños y ofrecerles un programa de actividades que los ayude a desarrollar todo su potencial desde el principio. Estos padres normalmente huirán de las guarderías tradicionales o de perfil más lúdico y se decantarán por aquellas que ofrezcan algún valor añadido: centros bilingües con maestras o auxiliares nativas, centros con métodos didácticos innovadores, guarderías pertenecientes a colegios de prestigio que sirvan de acceso para estudiar allí… Apostar por estos centros supone en muchos casos una importante inversión económica o de tiempo, por lo que será especialmente importante para ellos ver resultados y estar informados de los avances de los niños regularmente.

Sea cual sea el modelo de crianza de una familia y el centro infantil que mejor se ajuste a sus expectativas, la agenda digital escolar Pekebook puede mejorar la comunicación entre la guardería y los padres. Al ser una aplicación personalizable, cada escuela puede escoger qué funcionalidades añadir a su agenda y cuáles no, en función de su filosofía y su sistema de trabajo.

Por ejemplo, las guarderías que apuestan por una participación total con la familia pueden configurar su servicio de mensajería inteligente para permitir la comunicación en todo momento, mientras que aquellas que consideren que esta total disponibilidad del maestro puede alterar el ritmo de la clase y disminuir el aprovechamiento pueden restringir el horario en el que padres y educadores pueden interactuar en tiempo real.

Del mismo modo, a la hora de habilitar las fichas personales de los alumnos, en las que los maestros evaluarán su progreso día a día en la clase, el centro puede establecer distintos parámetros a evaluar según el modelo de guardería: Así, un centro bilingüe puede informar a los padres sobre los progresos que están haciendo los niños con el idioma extranjero, mientras que otra guardería puede prescindir de esta opción y centrarse más en informar a los padres sobre el comportamiento del niño, su adaptación al aula, su participación en los juegos y actividades propuestos…

Contar con esta herramienta de comunicación personalizada para ofrecer la información más pertinente es un plus que sin duda ayudará a los padres a la hora de escoger centro infantil.

¿Quieres ver qué opciones de personalización te ofrece Pekebook? ¡Contacta con nosotros!