Halloween es una de las fiestas favoritas de los más pequeños. Pekebook te propone una serie de ideas prácticas y sencillas para celebrarla en clase.

Halloween se ha convertido en una de las fiestas favoritas de los niños. Juntar disfraces, golosinas e historias sobrenaturales es una combinación que rara vez falla con los más pequeños. En el cole y en la guardería, esto nos da una buena oportunidad para organizar actividades diferentes y salir un poco de la rutina.

Una de las favoritas de los niños es decorar el aula para Halloween. Lápidas, telarañas, murciélagos… ¡lo que sea para crear un ambiente terrorífico! Aunque podemos encontrar decoración en cualquier bazar, con los mayores lo ideal es aprovechar al ocasión para practicar manualidades. Con goma eva, cartulina y demás materiales podéis ambientar vuestra clase para que dé mucho miedo. Incluso podéis hacer un pequeño concurso en el cole para elegir la clase mejor decorada. Con Pekebook podréis sacar fotos de las aulas y mandárselas a los padres para que no se pierdan la diversión.

Otra opción es organizar un cuentacuentos de historias de Halloween. Narraciones sobrenaturales, misteriosas, con brujas y fantasmas. Puedes disfrazarte y poner voces para crear un ambiente más terrorífico. Usar efectos especiales, como luces y sonidos, creará más ambiente. Puedes enviar después a los padres una circular por Pekebook con la selección de lecturas. Así, si a los niños más lectores les gustó alguna historia, les será más fácil buscar más obras del mismo autor.

Una versión de la idea anterior es hacer lecturas teatralizadas con los niños interpretando a los personajes. Probablemente perderemos parte del ambiente misterioso: los niños se equivocarán y se reirán con cierta frecuencia. Pero será una actividad mucho más participativa.

Tallar calabazas es otro clásico de Halloween que podemos poner en práctica en clase. Con los más mayores de Primaria podemos probar con calabazas auténticas. Con los pequeños del cole, o en la Escuela Infantil, podemos usar materiales más manejables y seguros. Por ejemplo, cartulina o goma eva. Recuerda avisar a los padres con antelación a través de Pekebook si tienen que llevar material.

Y, por supuesto, no pueden faltar los disfraces. Podéis enviar una circular a los niños invitándoles a llevar su disfraz a clase la víspera de Halloween. Pero puede ser mejor crear algo para todos en clase. A fin de cuentas, pensar y preparar un disfraz puede ser tan divertido como lucirlo. En ese caso, usa tu Pekebook para avisar a los padres del material que deben llevar. Recuerda comunicarlo con cierta antelación para que tengan tiempo para conseguirlo. Puedes enviar un recordatorio la víspera para evitar olvidos.

En definitiva, Halloween nos brinda una oportunidad de organizar actividades divertidas y fomentar la creatividad. Y Pekebook te ayuda a poner en práctica tus ideas con más facilidad que nunca.