Para los educadores infantiles, es clave conocer a los encargados de recoger a los niños al final de la jornada. La agenda digital escolar Pekebook aporta un plus de seguridad que evita sustos o malentendidos.

Un elemento clave en la seguridad de un centro infantil es llevar un control de quién recoge a cada niño al final de la jornada, ya que el personal del centro debe tener la certeza de que cada menor se va con una persona autorizada para ello. Aunque los educadores pronto conocerán a los familiares de sus alumnos, puede ser difícil recordar a todo el mundo los primeros días de clase, o si se está realizando una suplencia. Sobre todo cuando, en algunos casos, varias personas se turnan a lo largo de la semana para recoger al niño: Padres, abuelos, canguros… El baile de caras puede hacer que algunos maestros se sientan inseguros a la hora de enviar a los niños a casa.

Este sistema de turnos, además, puede provocar confusiones o errores de coordinación en las familias. Si uno de los encargados de recoger al niño se equivoca de día y no se presenta, el pequeño puede verse esperando un buen rato en la guardería mientras el centro intenta localizar a sus padres. O se puede dar el caso contrario: llegar al centro infantil y descubrir que alguien se ha llevado ya al niño… con el consiguiente susto para todos hasta que se aclara el malentendido.

Pero no sólo estos sistemas de turnos pueden complicar un poco la hora de salida: En otras ocasiones, el familiar que siempre recoge al menor puede tener un imprevisto de última hora que le obliga a retrasarse o a enviar a otra persona. Sin unos buenos cauces de comunicación con el centro, puede ser difícil avisar de cambios de última hora.

La agenda escolar digital Pekebook ofrece una serie de soluciones para que ninguna de estas circunstancias produzca sensación de inseguridad en el momento de recoger a los pequeños. Cada alumno cuenta con una ficha personal, en la que la maestra podrá incluir la información acerca de las personas autorizadas a llevarse al niño, registrar quién ha recogido ese día al menor, y, si lo desea, enviar esa información en tiempo real a los padres.

Además, si hay que modificar la lista de autorizados para recoger al menor, los padres podrán acceder a la plataforma desde su móvil o cualquier terminal con acceso a Internet para notificárselo al centro e indicar los datos de la persona a la que se concede (o retira) el permiso. Gracias al acuse de recibo de la mensajería inteligente de Pekebook, sabrán cuándo se ha entregado su mensaje . Los educadores, por su parte, tienen la seguridad de estar hablando con los padres, ya que sólo se puede acceder a Pekebook con las credenciales personales entregadas a cada usuario. Una vez recibida la nueva información, pueden incorporarla a la ficha del alumno para tenerla siempre presente en el momento de la recogida.

De este modo, los maestros no dependen exclusivamente de su memoria para realizar la entrega de los niños con total seguridad desde el primer día. Y los padres que tengan que delegar o compartir la tarea de recoger a los pequeños podrán saber siempre cuándo y con quién salen del centro.

Si quieres ver cómo facilita Pekebook el día a día en tu centro infantil, haz la prueba sin compromiso.