La confidencialidad es especialmente importante al manejar información de menores de edad. Por eso mantener los datos de tus hijos protegidos es una de las prioridades de la agenda digital Pekebook.

Garantizar la protección de datos es clave siempre que se maneja información personal, pero especialmente cuando los datos corresponden a menores de edad. En sus comunicaciones con el centro escolar, los padres necesitan tener la seguridad de que la información correspondiente a sus niños es accesible únicamente a las personas autorizadas.

Para garantizar esta seguridad y tranquilidad, la agenda escolar digital Pekebook tiene como prioridad garantizar a padres y maestros la absoluta protección de los datos que se comparten a través de la plataforma: no importa si accedes a Pekebook desde tu smartphone, desde la tablet o desde un ordenador: todas las comunicaciones entre dispositivos se encuentran encriptadas, de modo que la única persona que podrá leer tus mensajes es aquella a la que van destinados.

De este modo, si los padres tienen que compartir con la maestra cualquier información de carácter personal, como los nombres y DNI de las personas autorizadas a recoger a su hijo, información médica referente al niño o sus nuevos datos de contacto, nadie podrá interceptar esa comunicación y sólo la persona destinataria podrá acceder a ella.

Del mismo modo, las valoraciones y observaciones de la maestra sobre la evolución de los niños serán totalmente confidenciales: cada usuario tendrá sus claves personalizadas para acceder a la plataforma y consultar las fichas de su hijo con total privacidad. De este modo, nadie más que los padres del niño, o las personas a las que estos autoricen e informen de las claves, podrán acceder a su ficha personal en la aplicación. Incluso si en un momento dado tenemos que acceder a Pekebook desde una terminal ajena, como el ordenador del trabajo o una tablet prestada,  en cuanto cerremos la sesión los datos serán inaccesibles para cualquier otra persona que utilice ese dispositivo.

Es fácil, por tanto, ver las ventajas de Pekebook frente a las agendas tradicionales en lo referente a la protección de datos. Una agenda de papel puede perderse, olvidarse o confundirse con otra fácilmente, con lo que es más propensa a quedar al alcance de ojos indiscretos. Con Pekebook, la información sobre el niño sólo está disponible para las personas que realmente deben conocerla.

¿Quieres saber más sobre la protección de datos en Pekebook? ¡Pídenos más información!

Tus datos protegidos con Pekebook
Valora este post