La comunicación entre centro infantil y padres no siempre es fácil. Estos errores de comunicación son muy frecuentes y, con Pekebook, fáciles de solventar.

La comunicación con los padres es esencial para un centro infantil, pero ciertos errores pueden dificultar un buen entendimiento. Estos cinco son de los más frecuentes. ¿Tu centro infantil suele caer en alguno de ellos?

  1. Avisos con muy poca antelación. Los padres llegan a la guardería a recoger a los niños y reciben una circular sobre una reunión para el día siguiente. O el aviso de que el día siguiente los niños deberán ir disfrazados, o llevar material para una actividad. Tendrán que dedicar el resto del día a organizarlo todo con prisas. Y esto provoca irritación y enfado con el centro.
  2. Avisos con demasiada antelación. También se puede caer en el error contrario. Enviar una circular con semanas o meses de antelación y no volver a tocar el tema. Llegado el día, la circular se habrá perdido y muchos padres lo habrán olvidado por completo.
  3. Dificultad para hablar con los maestros. Los padres con horarios complicados pueden tener muy difícil hablar tranquilamente con los educadores. Cuando los maestros pueden, los padres están trabajando. Y a la hora de recoger a los niños el maestro no puede pararse demasiado rato. Esto hace que los padres sientan que no saben cómo está progresando su hijo.
  4. Pocas posibilidades de feedback. La escuela infantil envía notas y circulares continuamente. Avisa a los padres de reuniones, envía informes de progresos del niño, envía los menús… pero la comunicación es unidireccional. Si los padres tienen alguna duda lo tienen muy difícil para hablarlo con el centro, sobre todo si no pueden llevar y recoger al niño en persona.
  5. Información escasa sobre el niño. Los padres apenas saben cómo es el día a día del niño. Sólo se avisa a los padres cuando ha surgido algún problema: por ejemplo, si ha enfermado o se ha portado mal. Eso acaba creando un sentimiento de negatividad: si hablan conmigo del niño, será por algo malo.

Estos errores son muy fáciles de solventar con la agenda digital Pekebook. Su sistema de circulares digitales, que llegan directas al móvil, impide que los avisos se pierdan y permite enviarlos en cualquier momento. Puedes enviar un aviso con cierta antelación y otro de recuerdo cuando la fecha se acerque, sin que suponga un gasto extra.

Además, el sistema de mensajería inteligente facilita a los padres plantear sus dudas y preguntas a los maestros cuando no se pueden reunir con ellos en persona. La comunicación en Pekebook es bidireccional: los padres reciben avisos, circulares o informes del niño, y pueden contactar con el centro en un click para consultar sus dudas.

Pekebook también permite que los profesores rellenen con un click la valoración diaria de cada niño en cada actividad, y que esta informacíón llegue directamente a los padres. Así, los padres estarán informados del día a día de su hijo. Y sin que esto suponga una sobrecarga de trabajo para los educadores.

¿Quieres ver cómo puede cambiar Pekebook la comunicación en tu centro? ¡Pídenos una prueba!

Errores de comunicación: ¡evítalos!
Valora este post