Estamos en época de gripe, y no es raro que algún niño empiece a sentirse mal en clase. Otras veces el problema es una indigestión o una reacción alérgica. Con Pekebook podrás gestionar la situación de forma más eficaz.

Estamos en temporada de gripe, y muchos centros infantiles tienen que lidiar con niños que enferman en clase. Es una situación que puede desbordar a las maestras. Sobre todo si también tenemos educadoras de baja por la misma razón. Toca atender al niño, localizar a la familia cuanto antes y no descuidar al resto de la clase.

Pero la gripe no es la única razón para que un niño enferme de golpe en clase. A veces una comida les sienta mal. Cuando están empezando a comer, pueden descubrirse intolerancias o alergias alimentarias que no sabíamos que el niño tenía. Y si el niño come en la escuela infantil, puede ser ahi donde sufra una reacción inesperada.

Sea cual sea el motivo del malestar del niño, Pekebook te ayudará a gestionar la situación con mayor rapidez y eficacia. Así podrás mantener el control de la clase mientras atiendes al enfermo, y la crisis se resolverá mucho antes.

Para empezar, como con Pekebook harás valoraciones de cada niño para cada actividad, puedes detectar cuanto antes que algo no va bien. ¿Un niño que suele ser participativo se muestra pasivo y apagado en una actividad tras otra? Puedes comprobar si tiene fiebre o preguntarle si le duele algo. Así, no esperarás a que el niño se sienta realmente mal antes de organizarte para atenderlo.

A través de tu Pekebook también podrás comunicarte con los padres. Si empiezas a notar síntomas de malestar, puedes enviarles un mensaje directo para comentárselo. Así, si tienen que salir del trabajo para recoger al niño, o pedirle a alguien que lo haga. Si debido a la urgencia tienen que mandar a una persona que no conocéis, por la misma aplicación os podrá mandar sus datos para que lo registréis como persona autorizada a llevarse al menor.

Otras veces, el malestar viene tras una comida. Puede ser una simple indigestión que no requiera llevarse al niño. Llegará con incluirlo en su informe personalizado para que la familia lo sepa. Si sospechamos de una reacción alérgica y la ficha personal no indica nada, puede que el niño tenga una alergia que la familia no había detectado. Además de avisar a los padres, con Pekebook podremos revisar todo el menú de ese día. Así, los padres podrán informar al médico con total precisión de lo que ha comido el niño.

Si en vez de en horario normal el niño enferma en extraescolares, el procedimiento será el mismo. El monitor de la actividad tendrá habilitado su propio espacio en Pekebook, y desde ahí podrá informar de cualquier malestar del niño o avisar a la familia si es necesario.

¿Quieres saber más sobre las ventajas de Pekebook? ¡Pídenos una demostración sin compromiso!

Gripe y otras enfermedades en la guardería
Valora este post