Empezar la guardería supone para muchas madres separarse del niño por primera vez. Es un momento duro, pero el centro puede hacerlo más llevadero, sobre todo con la ayuda de Pekebook.

Separarse del niño por primera vez es un momento duro. Para algunas madres, y padres, es la primera vez que se separan por varias horas del pequeño. O la primera vez que lo dejan al cuidado de alguien ajeno al círculo familiar. Y esto puede provocar sentimientos de ansiedad, culpabilidad o miedo.

La personalidad del niño y la fase de apego en la que esté al empezar la guardería hacen que este momento sea más o menos complicado. A partir de los 6-8 meses los niños empiezan su fase de mayor apego con la madre, y reaccionan con ansiedad o enfado cuando esta se marcha. Suele ser a partir de esta edad cuando los niños reaccionan peor al quedarse en la guardería. Desde los 18-24 meses pueden entender que la separación no es definitiva, por lo que la ansiedad es menor. Son, por supuesto, plazos aproximados. Cada niño tiene sus ritmos y su carácter. Pero sin duda, cuanta más ansiedad muestre el niño, más duro será para los padres dejarlo en el centro.

También influye la personalidad de los padres y los recuerdos de sus propias vivencias. Quienes recuerdan sus primeros años escolares como algo traumático vivirán con más angustia el momento de dejar a sus niños en un centro infantil. Por el contrario, los que recuerdan esa etapa con cariño vivirán de una forma más positiva esta nueva etapa de su hijo.

Importa también la razón que llevó a los padres a buscar un centro infantil. Algunas familias eligen el momento en el que su hijo empezará la guardería. Y la ven como una herramienta para que el niño se adapte a estar fuera de casa, antes de empezar el colegio. En otros casos, el trabajo y las circunstancias personales obligan a buscar centro antes de lo que desearían. Esto hace que el momento de la separación se viva de forma más negativa, y con más presión.

¿Qué puede hacer el centro infantil para ayudar a las familias a separarse del niño por primera vez?

  • Cuidar mucho la organización. No es lo mismo dejar al niño en un centro donde todo se ve organizado y bajo control que en uno que da la impresión de caos y desorden. Una buena gestión del aula tranquilizará a los padres primerizos.
  • Trabajar con las emociones. Una buena idea es organizar talleres o reuniones previas para ayudar a los padres a gestionar sus emociones ante la primera separación. Si eso no es posible, mantener una vía de comunicación entre familias y centros para que nos hagan llegar sus miedos o preocupaciones les ayudará a reducir la ansiedad.
  • Facilitar información constante. Tras dejar al niño en el centro, las madres o padres seguirán preocupados. ¿Seguirá llorando?¿Habrá comido bien?¿Tendrá miedo? Saber qué está haciendo y comprobar que está bien les ayudará a pasar el mal trago.

La agenda escolar digital Pekebook será una gran ayuda para estas primeras separaciones. Por una parte, ayuda al centro a organizar la vuelta a clase para que todo vaya sobre ruedas. También da a los padres un canal para consultar sus dudas o preguntas ya desde antes de empezar el curso.

Pero además, Pekebook hará que separarse del niño por primera vez sea más llevadero para los padres. Y es que desde el primer día recibirán información actualizada en su móvil de todo lo que el niño hace en el centro infantil. Podrán saber qué tal han comido, cómo se han portado, sus horas de sueño y sus deposiciones…

De este modo, no tendrán que esperar al final del día para saber cómo está el niño. Y tendrán la seguridad de comprobar que su hijo está atendido en todo momento. Eso no evitará que sea duro separarse por primera vez del pequeño, ¡pero ganarán en tranquilidad!

¿Quieres ver una demostración de Pekebook sin compromiso? ¡Habla con nosotros!

Separarse del niño, lo más duro de empezar la guardería
Valora este post